La batalla contra el acné

La batalla contra el acné

30 enero, 2015

Probablemente si preguntamos por el acné, la mayor parte de las respuestas vayan asociadas a la pubertad y los jóvenes.  Si bien es cierto que se trata de un problema bastante común en adolescentes, no es un caso aislado en niños y adultos. El acné es mucho más que un problema de juventud.

En España entre un 2,5 y un 3,5 millones de habitantes presentan algún grado de esta lesión. Pero, ¿qué es el realmente el acné? Es una patología muy frecuente en nuestro medio. Suele aparecer en épocas tempranas de la vida, como el Acné Polimorfo Juvenil que aparece en la pubertad, pudiendo evolucionar a otras formas de Acné más graves del adulto. El Acné siempre cursa con exceso de grasa en la piel (seborrea), engrosamiento de la capa cornea de la piel, provocando tapones córneos (hiperqueratosis), e infección (pústulas ó “granos”). El tratamiento del Acné ha de ir encaminado a reducir cada uno de los problemas anteriores, pudiéndose emplear para ello, medicamentos, cosméticos, peelings y fototerapia de Acné con luz azul.

El acné constituye una patología muy común con una prevalencia estimada en los adolescentes del 95% para los varones y del 85% para las mujeres. Este porcentaje disminuye ampliamente hacia los 25 años, pero se ha calculado que el 1% de hombres y mujeres mayores de 40 años pueden tener lesiones de acné. Por si solo el acné representa ya una condición que desde sus inicios altera la auto-percepción de los adolescentes.

En el 99% de los casos afecta a la cara y se encuentra asociado a dificultades para proyectarse en el ámbito laboral e interpersonal. Esta patología genera en la persona que lo sufre numerosos complejos y dificultades para relacionarse con los demás. Según señalan los expertos, entre el 18 y el 44% de las personas con acné sufren depresión y más de la mitad presenta cuadros de ansiedad.

Grados del  acné

El acné se puede clasificar en distintos grados,  en función de la gravedad o severidad de las lesiones:

• Acné leve: Aparece el comedón cerrado y el comedón abierto. Las pápulas y las pústulas pueden aparecer pero son pequeñas y en menor medida.

• Acné moderado: Se caracteriza por pápulas y pústulas.

• Acné moderadamente severo: Existen numerosas pápulas y pústulas, normalmente con lesiones nodulares infiltrantes y profundas. Las áreas de piel afectada se extienden además de la cara, al torso y espalda.

• Acné severo: Las lesiones anteriores dan lugar a nódulos y quistes que pueden llegar a ser muy dolorosos.  A este grupo pertenece el acné noduloquístico y el acné conglobata, caracterizado por muchas lesiones nodulares grandes, dolorosas y lesiones pustulosas; junto con gran cantidad de pequeñas pápulas, pústulas y comedones, que dejan manchas y marcas.

Tipos de Acné

• Acné comedoniano

• Acné papulo-pustuloso leve y moderado

• Acné pápulo-pustuloso grave

• Acné nódulo-quístico y acné pápulo-pustuloso grave resistente

Causas del acné

Una de las principales causas que puede provocar la aparición de acné es el factor de las hormonas. Se considera que las hormonas desempeñan un papel, haciendo que el acné sea más corriente en adolescentes, aún así el acné puede afectar a personas de todas las edades. El aumento de los andrógenos, tanto en chicos como en chicas, en la etapa de la pubertad, causa que las glándulas sebáceas produzcan más sebo del que necesita la piel.

Puesto que las glándulas sebáceas son especialmente sensibles a las hormonas, el acné en la edad adulta puede aparecer en mujeres con procesos relacionados con hormonas, como por ejemplo es el caso del síndrome del ovario poliquístico. Además de éste y otros procesos relacionados con las hormonas, el estrés psicológico es también un ejemplo de desencadenante del acné femenino adulto.

Las bacterias serían otra de las causas de la aparición del acné. En personas con piel propensa al acné, la producción excesiva de sebo genera un entorno ideal en el cual pueden multiplicarse las bacterias del acné (Propionibacterium acnes). Esto lleva consigo la inflamación y la formación de manchas rojas o llenas de pus.

Además de las causas citadas anteriormente, otro factor importante a tener en consideración  es el de los genes.   La existencia de genes que afectan al riesgo de las personas de presentar acné. Así, si ambos padres sufren de acné, hay una mayor probabilidad que su hijo presente también este proceso en el futuro.

El acné es un problema médico, por ello es necesario siempre que un especialista valore al paciente, diagnosticando su tipo de acné, intensidad, grado de afectación y pueda aplicar el tratamiento más adecuado para su caso concreto. En Instituto Médico Miramar disponemos de todos los protocolos y tecnologías actuales empleadas en el tratamiento del Acné y de sus secuelas.

Si desea obtener información personalizada acerca del tratamiento de acné más adecuado para usted, solicite una consulta informativa gratuita con nuestro equipo de expertos.

Artículos Relacionados

Recupera tu silueta de los excesos de las fiestas

Recupera tu silueta de los excesos de las fiestas

Fotoprotección solar, ¿Cómo me la aplico?

Fotoprotección solar, ¿Cómo me la aplico?

Tratamientos para el verano: “Clearlift”

Tratamientos para el verano: “Clearlift”

INFORMATE SIN COMPROMISO

1ª CITA MÉDICA – INFORMATIVA GRATUITA

Déjanos tus datos y te llamamos para concertar tu 1ª cita informativa gratuita.

Al enviar el formulario consiento la suscripción a la Newsletter, así como el envío de ofertas y promociones

El envío del formulario supone la aceptación de nuestra política de privacidad.

X
Consúltanos Ahora