El envejecimiento ocasionado por el paso del tiempo, la exposición prolongada a los rayos solares o el estrés causado por la vida cotidiana se hacen especialmente patentes en nuestro rostro y el cuello, provocando surcos y pliegues que hacen que la expresión pierda definición. Todos estos signos pueden encontrar solución mediante un lifting facial.

 

¿Qué es un lifting facial y qué pretendemos conseguir con este tipo de cirugía?

El lifting de cara y cuello es la cirugía de rejuvenecimiento facial por excelencia. Es perfecto para aquellos pacientes con flacidez, holgura y exceso de grasa en el cuello, debajo del mentón a lo largo de la línea de la mandíbula. Los candidatos ideales para el estiramiento facial tienen buena elasticidad de la piel y pérdida de tono leve a avanzada de la mitad inferior de la cara. La liberación y reposición de los tejidos caídos permite arreglar este descolgamiento del cuello y de la parte inferior de la cara. La cirugía de Lifting ha vivido una auténtica revolución en los últimos años: el desarrollo del trabajo en el plano profundo o “Deep Plane” permite unos resultados espectaculares y de gran naturalidad, sin dar sensación de estiramiento de piel sino todo lo contrario: se trabaja la caída de musculo y grasa manteniendo el tono relajado de la piel. Si bien es entre los 40 y los 45 años de edad cuando la línea que separa la mandíbula y el cuello comienza a hundirse y a mostrarse la papada y las bandas verticales en la parte delantera del cuello, el momento más apropiado para intervenir es variable y depende de la cantidad de cambios por envejecimiento que haya que revertir. Operar demasiado pronto es imprudente, ya que es probable que no se consigan grandes mejoras visibles después de la cirugía. Operar demasiado tarde, después de que se desarrollen problemas de salud o después de que se hayan producido cambios marcados por el envejecimiento, puede limitar los resultados que se pueden obtener. En general, los pacientes entre 50 y 70 años, que no fuman, gozan de buena salud y tienen un Índice de Masa Corporal de 30 o menos, son los mejores candidatos. 

¿Qué pautas seguir antes de la operación de lifting facial?

Una vez que haya decidido que esta cirugía de la cara y el cuello es lo que está buscando y que está en el momento adecuado para ello, el equipo de la clínica le ayudará a programar la fecha de su cirugía. También se organizará una visita preoperatoria en la que se le informará acerca de cómo actuar antes y después de la cirugía, y se le darán todas las recetas para poder disponer de la medicación necesaria para poder disfrutar de un postoperatorio lo más cómodo y relajado posible. Todo esto se le dará por escrito. Un anestesista especializado se entrevistará con usted para llegar a quirófano con la mayor seguridad y preparación. Se le tomarán fotografías preoperatorias y se le leerá el formulario de consentimiento quirúrgico. 

 

El día de la cirugía, su cirujano lo recibirá y juntos revisarán su historial médico, en busca de nuevos cambios desde su consulta inicial. El doctor y su equipo confirmarán las necesidades de su caso y repasarán el plan quirúrgico.

 

Sus acompañantes estarán en constante contacto con nuestro equipo.

 

¿Qué técnicas y tecnologías empleamos en el lifting facial? 

. Generalizando, los técnicas principales de Lifting cervicofacial son las siguientes:

  • Deep Plane Face Lift: desarrolla la mayor parte del trabajo quirúrgico en el plano profundo. Es una técnica muy avanzada que consigue unos resultados naturales y duraderos.
  • Lifting de SMAS alto extendido, que busca la tensión del SMAS (sistema musculoaponeurótico superficial) y de la piel.
  • Técnicas de plicatura de SMAS, MACS: en pacientes seleccionados, técnicas mínimamente invasivas pueden conseguir unos resultados muy naturales y elegantes. 
  • Mini Lifting: existe un grupo de procedimientos “Mini”. Son aquellos que, tras haber sido discutidos y elegidos con el paciente, buscan cambios significativos sin realizar otras maniobras quirúrgicas de mayor envergadura. Están indicados en pacientes que buscan una recuperación más rápida, una cirugía ambulatoria o en pacientes que por motivos de salud no deseen o vean indicado una cirugía más profunda. 

¿Qué duración aproximada tiene la operación?

La cirugía de Lifting tiene una duración aproximada de tres horas, pero es posible que este tiempo varíe dependiendo de las necesidades del paciente: el Lifting muy frecuentemente se combina con otras cirugías como la blefaroplastia, la reconstrucción con rellenos grasos o el láser CO2 que devuelve tono a la piel. En la consulta preoperatoria se acordará una hoja de ruta que lleve al paciente al mejor resultado, con la mayor naturalidad.

¿Cuánto tiempo se estima tras la operación para poder volver a la rutina habitual?

Tras el Lifting, recomendamos dos o tres semanas de tranquilidad, pudiendo desde el primer día dar paseos largos y podrá ducharse y mojarse todas las suturas después de 24 horas. Debe abstenerse de realizar movimientos que dificulten la cicatrización del área intervenida o que generen tensión, como son: abrir mucho la boca, hacer ejercicio intenso, levantar objetos pesados ​​y mirar hacia abajo durante períodos prologados durante las primeras dos semanas. Durante este período, también debe dormir boca arriba. A lo largo de los primeros controles en consulta y de los primeros 7-12 días, se le irán retirando los puntos de sutura. Para el día 7, es probable que pueda usar maquillaje, si lo desea, ya que aún tendrá hematomas residuales. Los pacientes que tienen hematomas con facilidad pueden necesitar una semana más o menos para que disminuyan algunos de los hematomas. A las 3 semanas, la mayoría de los pacientes que no tienen hematomas con facilidad han vuelto a sus rutinas normales y se sienten como ellos mismos. la retirada de puntos también ocurre tras los primeros 7-10 días. 

¿Cuánto tiempo tarda en verse el resultado final de un lifting facial?

Si bien hemos dicho que tras un lifting hemos retirado todos los puntos y el paciente puede volver a sus actividades a las dos semanas, el resultado final tardará algo más en aparecer. En algunos casos, a la semana de la cirugía no se aprecia apenas inflamación y el resultado puede ser muy parecido al final desde estos momentos tan tempranos. En otros, un ligero edema o algún pequeño hematoma puede hacer que el resultado llegue unas semanas después. No recomendamos la realización de estas cirugías en fechas próximas a grandes eventos sociales como una boda: aconsejaremos anticipar la cirugía unos meses. De hechom aunque en pocas semanas puede verse un resultado muy parecido al final sin signos de cirugía reciente, se suele decir que el resultado final de estas cirugías llega entre los seis meses y el año postoperatorio. 

Tratamientos relacionados