Pagina Nutrición y Obesidad

El verano ya está aquí y es momento de disfrutarlo, pero, no debemos bajar la guardia y ganar esos kilos que tanto nos ha costado perder para poder lucir tipazo en la playa. Para evitarlo, te vamos a dar una serie de consejos fáciles que puedes aplicarlos a partir de YA.

¡Toma nota que comenzamos!

5 consejos para evitar ganar peso

 

1. El desayuno, imprescindible

Siempre hemos oído que el desayuno es la comida más importante del día, y es que, es así.

Aunque en verano cambiemos nuestra rutina y nos levantemos más tarde no quiere decir que debamos saltarnos el desayuno. De hecho, ¡debemos desayunar!. Esto permitirá dosificar el hambre, evitando que piques entre horas o que realices comidas más copiosas. Si además de no saltártelo consigues hacer un desayuno equilibrado con lácteos, cereales y fruta, será mejor que mejor.

 

2. Planificar es la clave

Otro de los factores típicos que nos hacen engordar en época de vacaciones es la desorganización de las comidas. ¡La organización es crucial! Esto te ayudará a no picar o comer cosas de «imprevisto» menos saludables o a guiarte por los antojos del momento.

Necesitarás estructurar las comidas haciendo un menú semanal. Esto te facilitará el momento «compra», aprovecharás más los alimentos y además evitarás los picoteos. Lo ideal es estructurar las principales comidas (desayuno, comida y cena) sin olvidarte del almuerzo y la merienda para evitar los alimentos que aporten calorías vacías.

 

3. Mucho más verde

Todos sabemos que lo «verde» es saludable, de eso no hay duda. Además, las frutas y verduras nos aportan muchas vitaminas, minerales y fibra que nos ayudarán a tener un aporte saludable en nuestra dieta.

Lo aconsejable es que durante el día tengamos de 2 a 3 raciones de fruta. Además, la fruta es la gran aliada para reducir el hambre entre horas, así que si te entran ganas de picar, ya sabes, fruta.

Otra de las claves importantísimas es garantizar que las verduras y las hortalizas estén presentes tanto en la comida como en la cena. Una dieta rica en hortalizas y verduras no tiene por qué ser aburrida si promovemos la variedad y favorecemos su consumo no solo como primer plato, sino como acompañamiento.

Si necesitas ayuda, te recomendamos que acudas a un especialista que permita llevar un control médico nutricional de tu peso y te proponga el plan que mejor se adapte a ti.

 

4. Siempre hay opciones saludables

¿Quién ha dicho que las terrazas o los chiringuitos son incompatibles con una dieta saludable? Siempre tenemos opciones saludables, ya sea un pescado a la plancha, carne o ensaladas.

Aunque no lo creas, sí que son compatibles. Tienes que elegir la opción sana de la carta. Por ejemplo:

  1. Para beber, puedes tomar algún refresco light o una copa de vino.
  2. ¡Adiós a los fritos y rebozados! Hola a la plancha y a la brasa. Unos boquerones en vinagre, marisco o diferentes tipos de ensaladas serán nuestros amigos a partir de ahora.
  3. ¡No hace falta explotar! Tenemos la tendencia a comer hasta no poder más, pero, no tenemos que llegar a ese punto. ¡Mientras te hayas saciado es más que suficiente!

5. Muévete

Que sí, que el verano está para descansar, pero eso no significa estar todo el día en posición horizontal tomando el sol. Hay que sacar algún momento del día para hacer algo de ejercicio físico, desde caminar, correr o nadar. En verano tenemos muchas más opciones para realizar ejercicio, por el buen tiempo y por el mar, ¡así que no hay escusas! Acuérdate de que el ejercicio físico es necesario para mantener un óptimo balance energético.

 

Si finalmente sigues estos consejos durante el verano, conseguirás mantener tu figura en vacaciones, así que, ¡a por ello!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario