Cirugía de nariz

Cada cara tiene una nariz individual y proporcionada. La labor del cirujano es descubrirla, transmitírsela al paciente y sobre todo, ser capaz de reproducirla mediante la intervención quirúrgica.

¿Cómo es la intervención?

La operación se realiza siempre en quirófano, y dependiendo del paciente se puede realizar con anestesia local y sedación con anestesia general. La intervención dura entre una hora y dos, no deja ninguna cicatriz visible y nos permite corregir todos los aspectos planeados con anterioridad.

¿Y el postoperatorio?

Se deja una escayola durante unos diez días y unos tapones internos durante cuatro o cinco días. Estos tapones tienen como finalidad evitar el sangrado y modelar la nariz por dentro. No es una cirugía dolorosa en el postoperatorio, pero hay que colaborar y respirar por la boca durante los primeros días.

Resultados

Al quitar la escayola el resultado será perfecto, pero luego habrá un periodo inflamatorio moderado que puede durar entre los dos y tres meses. Desde el momento que se retire la escayola o los tapones, el paciente puede recuperar su actividad normal. Y por cierto, no olvidemos que el objetivo no es obtener narices perfectas y “operadas”, sino narices armónicas y proporcionadas con el rostro intervenido.

.
INFORMATE SIN COMPROMISO

1ª CITA MÉDICA
INFORMATIVA GRATUITA

Déjanos tus datos y te llamamos para concertar tu 1ª cita informativa gratuita.

El envío del formulario supone la aceptación de nuestra política de privacidad.