142017sep
Cuida tu piel del sol todo el año

Cuida tu piel del sol todo el año

No te creas que porque acabo el verano vas a librarte del sol, y es que en Málaga de los 365 días que tiene el año 360 el sol está reluciente en todo su esplendor y por ello no debemos olvidar que nuestra piel está expuesta y hay que protegerla.

Os vamos a contar que tipo de quemaduras solares pueden producirse, cómo prevenirlas y cómo cuidarlas en el peor caso de que se produzcan.

¿Qué son las quemaduras solares?

Las quemaduras solares son la reacción visible de la piel frente a la exposición a la radiación ultravioleta (UV). Estos rayos invisibles forman parte de la luz solar y pueden provocar daños no visibles en la piel. Las quemaduras múltiples y, o excesivas hacen que la piel envejezca prematuramente y pueden provocar cáncer de la piel.

¿Cómo podemos prevenir las quemaduras solares?

La mejor manera de prevenir las quemaduras solares es preparar la piel antes de la exposición solar con una buena exfoliación facial y corporal (lo aconsejable es realizar 1 exfoliación de la epidermis una vez a la semana) y la hidratación diaria tanto de la cara como del cuerpo.

En los últimos años, la tendencia en dermatología es complementar los tratamientos cosméticos tópicos para el sol con tratamientos orales. O sea que además de realizar estos cuidados diarios (de exfoliación e hidratación), debemos complementar las cremas solares con la toma de productos orales que van a preparar nuestro organismo frente a las diferentes agresiones externas. Este tratamiento no sustituye al tratamiento tópico (cremas fotoprotectoras)

*Líneas de fotoprotección solar oral aconsejables son  Sunlaude oral de Cumlaude, Heliocare 360 oral y Heliocare ultra -D oral y Genosun Oral de Genové.*

Las cremas fotoprotectoras recomendables para la zona facial son las de máxima cobertura: SPF 50+ y para el corporal SPF 50+ ó SPF 30.

Dicha fotoprotección solar hay que aplicarla 30 min antes de la exposición solar y renovarla cada 2 horas, puesto que se va degradando y va perdiendo su eficacia.

Hay que ser consciente que cuando hablamos de exposición solar no es solo cuando vamos a la playa. En nuestra ciudad estamos expuestos al sol todos los días: cuando paseamos, cuando vamos en coche, y en esta época, que ya ha pasado “El pleno verano de agosto” abandonamos los fotoprotectores muy fácilmente.

*Líneas de fotoprotección solar aconsejables son Sunlaude de Cumlaude(toda la gama de SPF), Heliocare 360 de IFC(toda la gama), Genosun de Genové, Basiko de Cosmeclinic, etc.*

¿Cómo podemos cuidar nuestra piel si se produce una quemadura solar?

Si a pesar de todos estos cuidados se produce una quemadura solar, lo primero es mantener la calma y pensar que tenemos a nuestra disposición productos excelentes para calmar, hidratar y renovar nuestra dolorida y fracturada piel.

Hay quemaduras de 1er grado y de 2do grado.

Las de 1er grado afectan a la epidermis, y aparece eritema, piel seca, dolor, calor, sensibilidad en la piel, e incluso ampollas.

En este caso lo primero es hidratarnos por dentro con 2 litros de agua al día, por fuera con una buena hidratante corporal, refrescar la piel dando duchas frescas cada 12h usando gel corporal y facial para piel sensible.

Además reactivar le regeneración epidérmica con una exfoliación suave (peeling facial y/o corporal) continuar con la aplicación de fotoprotección solar tópica (SPF 50+) y tomar algún analgésico para disminuir las molestias en la piel.

Es el momento decisivo para recuperar el daño producido. El pelado de la piel suele suceder en los siguientes días de la exposición solar.

*Líneas cosméticas aconsejables para usar son Gel Topialyse de SVR(cara y cuerpo), Crema corporal EAU Thermale de Uriage, Pore_Refining Toner de Medik 8, Gommage Integral de Uriage, Factor G Renew de Sesderma, Isodense de Uriage, S-Ferulic de Cumlaude*

Si la quemadura es de mayor importancia, de 2do grado, puede aparecer fiebre, escalofríos, náuseas y hay que acudir a un centro de salud para valorar que más hay que pautar al paciente: antibiótico, curas oclusivas de la zona quemada, analgésicas, sueros, etc.